El día de ayer la dirigencia de Boca Juniors pressentó tal como lo había anunciado ante el “TAS” Tribunal de Arbitraje Deportivo, un recurso de medidas cautelares, entre las que se diponía su inconformidad ante la decisión de la CONMEBOL de jugar la final de la Copa Libertadores de América ante River Plate en la cancha del estadio Santiago Bernabeú, acogiéndose al famoso artículo 18 de los reglamentos, donde se dispone la descalificación del club que haya incurrido en actos que atenten contra la buena marcha del espectáculo, tal como ocurrió con sus hermanos de patio, involucrados en la agresión al bus que los trasladaba el pasado 24 de noviembre a la cancha del Monumental de Núñez.

Y es que pese a que hubo los recursos presentados por la gente de Angellici para que el encuentro no se lo cumpla y se los declare vencedores de la justa sudamericana en la presente temporada, el mismo no pasó a nivel de CONMEBOL, ni de FIFA, por lo que acudieron a la última instancia que es el “TAS”, presentando sus argumentos y en el tiempo de 24 horas recibieron contestación, misma que en las primeras horas de este sábado fue oficial.

El dictamen del “TAS” firmado en Laussana – Suiza, da cuenta del rechazo de las medidas urgentes que solicitó Boca Juniors, siendo ésta la suspensión del encuentro de vuelta ante River Plate previsto para este domingo 9 de diciembre, dando a conocer todos los procedimientos que se hicieron conforme a derecho, mismos que fueron juzgados en primera instancia, dejando insubsistente tal pedido y con ello la confirmación para que se juegue la final en el estadio Santiago Bernabeú desde las 14h30.

Deja un comentario