Sin mayores complicaciones y sin despeinarse esta mañana en el estadio de San Petersburgo la selección de Bélgica se quedó con el tercer lugar dentro del Mundial Rusia 2018, con un contundente 2-0 ante el combinado de Inglaterra, con lo que finalmente celebraron a rabiar esta consecución, siendo en su historia deportiva una destacada actuación, que en cambio dejó con la cara larga a los ingleses, que al menos esperaban cerrar dignamente, tras no haber podido llegar a la final de la mano de Southgate.

Temprano en el encuentro se rompió el cero en el marcador, cuando una acción generada por Nacer Chadli, tras un ataque colectivo, en el que intervinieron Hazard y Lukaku, permitió que ponga un centro al corazón del área para que llegue a cerrar la pinza Thomas Meunier (3′), con lo que los belgas comenzaban a celebrar este éxito, cuando ya comenzaban a tomar ventaja y esto también provocaba la reacción en cadena y con algo de desesperación de los británicos por alcanzar a igualar la cuenta.

La presión generada por los belgas por intentar cerrar el marcador, terminó dando los frutos, en una gran acción de Kevin de Bruyne, que puso una gran habilitación en profundidad que finalizó con el remate de Eden Hazard (82′) para vencer a Pickford y así terminar por liquidar esta definición, que les hace colgarse la medalla de bronce en la competición, muy a pesar de la tristeza que hizo que los ingleses se queden sin pan, ni pedazo.

ALINEACIONES:

BÉLGICA: Courtois, Alderweireld, Kompany, Vertonghen, Meunier, Witsel, De Bruyne, Tielemans, Chadli, Lukaku y Hazard.

INGLATERRA: Pickford, Rose, Stones, Maguire, Trippier, Jones, Delph, Dier, Loftus-Cheek, Kane y Sterling.

Deja un comentario