Desafortunadamente la vida de José Angulo, luego de recibir el duro golpe provocado con el aumento de sanción impuesto por el ‘TAS’ (Tribunal Arbitraje Deportivo), a raíz del resultado positivo arrojado durante control practicado por la CONMEBOL en julio del 2.016, ahora suma nuevo inconveniente con la aprehensión de la cual fue objeto en este fin de semana, debido a protagonizar escándalo en el interior del sitio donde reside en la ciudad de Sangolquí, en el que cayendo a golpes a vecinos, y agrediendo física y verbalmente a agentes de la Policía Nacional llamados para resolver el conflicto, dio sustento a la denuncia levantada en la dependencia de los despachos de la Fiscalía del cantón Rumiñahui.

Fruto del exceso ocurrido en el desarrollo de una reunión albergada en el domicilio del suspendido futbolista de 23 años de edad, ubicado en los linderos de conjunto residencial afincado en la zona del Valle de los Chillos, obligó a otros moradores del mismo a solicitar la intervención de la fuerza pública para frenar la algazara que estaba rompiendo la paz y tranquilidad del condominio, cuyos habitantes en el momento de entregar declaraciones para explicar la gravedad del conato incluso mencionaron la amenaza hecha por los denunciados para colocar una “bomba” dentro del inmueble mancomunado, al contar con contactos por supuestamente identificarse como “parientes” del narcoterrorista alias “Guacho”.

El zaguero de Universidad Católica, Jerry León, también está involucrado en este serio problema de índole judicial causado por mala conducta personal registrada por los gendarmes del lugar, quienes procediendo a detener a Angulo, el mencionado León y, además, a otros jóvenes jugadoress, siendos éstos: Patrixon Padilla (Universidad Catolica, categoría reserva) y Bryan M. Lerma (Universidad Catolica, categoría reserava), los consignaron ante autoridad competetente, responsable de ordenar la prisión preventiva de todos los aprisionados por este hecho.

José Angulo, Jerry León y otros jugadores cayeron presos por escándalo

Deja un comentario