Bayern Múnich logró un valioso empate sin goles en campo del Liverpool, en el partido de ida de octavos de final de la Champions League, aunque sigue sin ganar en Anfield, algo que sigue llenando de enorme preocupación al técnico alemán Jürgen Klopp, abriendo así la serie para la vuelta a cumplirse dentro de tres semanas en suelo alemán, en un encuentro que fue sumamente apretado y donde Salah no pudo brillar para gritar el gol en este lance.

El Bayern Múnich apostó por dar la iniciativa al Liverpool, siendo así como se apostó a un sistema de 4-3-3, con Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané en punta, donde gozaron de oportunidades para romper el cero, ante lo cual los bávaros se defendieron mejor con el pasar de los minutos, sin embargo las ocasiones poco a poco se fueron diluyendo a medida que pasó el tiempo, con lo que el resultado terminó siendo y igualado y con marcador en blanco.

El Bayern Múnich al final logró un empate que le da buenas perspectivas de cara al partido de vuelta, aunque sigue sin ganar en Liverpool, cosechando su tercer empate sin goles en Anfield, para ir con la serie completamente abierta para lo que será esta importante definición en sus aspiraciones de llegar a la siguiente instancia de la UEFA Champions League.

Deja un comentario