Una nueva tragedia envuelve al fútbol de Brasil, cuiando este viernes en el campo de entrenamiento del Flamengo, donde se concentran jugadores jóvenes se incendió por la madrugada. Las autoridades confirmaron que al menos diez personas murieron y tres resultaron heridas, de las cuales una está muy delicada. Por el momento, no se conocen las identidades de quienes perdieron la vida, aunque muchos de los futbolistas tendrían entre 14 y 17 años.

Los tres heridos fueron trasladados de urgencia al Hospital Municipal Lourenço Jorge, en Barra da Tijuca, esto luego de que los bomberos, controlaran el incendio, mismo que lo describieron como uno de gran magnitud, por lo que ya se están investigando las causas de este nuevo hecho que en menos de 24 horas ha enlutado a la número cinco, luego de la confirmación del lamentable deceso del futbolista argentino Emiliano Sala.

Douglas Henaut, teniente coronel del Cuerpo de Bomberos, confirmó a O Globo que las llamas se iniciaron pasadas las 5 de la mañana en las habitaciones en las que duermen los jugadores juveniles del club. El campo de entrenamiento había sido renovado recientemente, pero no esa parte, que iba a ser demolida en los próximos meses, siendo así que la tragedia podría haber dejado más víctimas si todos los jóvenes que habitualmente duermen en el complejo hubieran pasado allí la noche del jueves. Sin embargo, como el entrenamiento de este viernes había sido cancelado, muchos se fueron a sus casas. Sólo se quedaron los que son de otros estados y no podían regresar con sus familias.

Tras la difusión de lo sucedido, la Federación de Fútbol del Estado de Río de Janeiro emitió un comunicado diciendo que “Lamenta la tragedia ocurrida en el Campo de Flamengo y se solidariza con las familias”, así como también la institución informó que no consideraba que estuvieran dadas las condiciones para que se dispute el partido programado para este sábado entre Flamengo y Fluminense por la Copa Guanabara. Además, convocó a una reunión de emergencia entre las partes para tomar una decisión.

Deja un comentario